Clubes Sociales de Cannabis: la importancia de un socio satisfecho

El cannabis continúa conquistando libertades en todo el mundo. Los dirigentes que han perpetuado con la prohibición el estigma que persigue a la planta desde hace años, cada vez encuentran menos razones para defender sus antiguos prejuicios. Las evidencias científicas que demuestran los numerosos beneficios del cáñamo cada vez son más numerosas, a la vez que aumentan las voces provenientes de la sociedad civil, que exigen, en defensa de la libertad individual de elección, tener al fin una regulación responsable.

En los países donde ya se ha regulado su consumo, ya sea con fines medicinales o recreativos, los dispensarios de cannabis se han convertido en establecimientos habituales similares al bar o a la panadería. Sin embargo, la labor de cambiar el concepto de algo clandestino a un local regulado, depende casi en su totalidad, de la gestión que de estos lugares llevan los propietarios, de la estética que otorguen al local o del marketing que realicen.

En España, sucede algo similar con los Clubes Sociales de Cannabis. Dentro de un marco legal casi inexistente, basado en jurisprudencia en comparación con todos los países donde ya se ha regulado su consumo desde hace años, estas asociaciones también tienen la oportunidad de, dentro de la normativa privada, ofrecer algo distinto que ayude a acabar con los prejuicios sobre el cannabis.

Partiendo de la base de que un club es sustentado por la gente que lo compone, la labor de comunicación de la junta directiva con los socios resulta de vital importancia para mantener el bienestar, la satisfacción y para saber transmitir los valores y las normas que han de regir el club. ¿Qué mejor entonces que ofrecer un concepto diferente, nuevo y alejado de los primeros clubes de cannabis que parecían entornos clandestinos, asustados, poco iluminados, y que daban la impresión de esconderse de la autoridad?.

SilverPeak-04

En un terreno en el que aún la publicidad está muy restringida, que los socios de una asociación cannábica, se encuentren cómodos o que su número aumente es algo complejo y que depende de varios factores. Sin embargo, que los socios ya existentes decidan continuar formando parte del club social de cannabis, solo depende de la política de fidelización que la propia entidad establezca.

Hacer un pequeño seguimiento del consumo de productos de cada socio para conocer cuáles son sus preferencias de producto, y así poder establecer una oferta de cannabis acorde a estos gustos es un factor a tener en cuenta para el mejor funcionamiento del club. Se trata de escuchar las sugerencias y llevar un control del consumo para adaptar el producto a sus demandas y hábitos.

Estos pequeños aspectos son importantes para los socios, y cuidándolos, quedarán satisfechos con la evolución del club. Que alguien más se asocie, siempre es más complicado que satisfacer al socio ya inscrito.

Una de las claves del mantenimiento y buen funcionamiento de una asociación,  es que la junta directiva se involucre con sus socios. Si además de construir una entidad en la que se respeten los estatutos de la asociación, se consiguen fomentar las buenas prácticas y se bonifica de algún modo a los socios por el buen cumplimiento de éstas, la asociación funcionará de una manera óptima, cumpliendo su cometido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s